Aunque creo que la profesión se aprende realmente una vez empiezas a ver a pacientes en consulta, una buena base académica es imprescindible para comenzar a trabajar.

Por lo tanto, además de haberme formado para ello, continúo haciéndolo a lo largo de los años, y es que en el campo de la nutrición (como en cualquier otra rama sanitaria), ¡hay que renovarse o morir!

FORMACIÓN ACADÉMICA (del latín, titulitis)

  • Diplomatura en Nutrición Humana y Dietética, Facultad de Farmacia. Universidad de Granada. (2009) [Nº de Colegiada AND-00305]
  • Licenciatura en Ciencia y Tecnología de los Alimentos, Facultad de Farmacia. Universidad de Granada. (2013)
  • Máster en Nutrición Clínica, Centro de Enseñanzas Virtuales de la Universidad de Granada. (2011)
  • Postgrado en Nutrición y Obesidad, Universidad de Navarra. (2011)
  • Máster Oficial en Investigación y Avances en Microbiología. Facultad de Ciencias. Universidad de Granada. (2015)

EXPERIENCIA PROFESIONAL

Actualmente divido mi actividad profesional entre la clínica privada (tanto presencial como online), y la actividad investigadora, formando parte Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos “José Mataix Verdú” de la Universidad de Granada; donde soy parte de las personas encargadas de llevar a cabo la revisión y actualización de la Base de Datos de Composición de Alimentos Española (http://www.bedca.net/).

Por otra parte, colaboro con la Revista Española de Nutrición Humana y Dietética como revisora y asesoro a empresas dedicadas a la restauración para intentar que sus menús y/o ofertas gastronómicas sean lo más saludables posibles y adaptadas a los intereses y gustos de sus clientes/usuarios.

Como ya he soltado arriba el rollo de la formación académica y profesional, creo que es hora de contar realmente quien soy, sin títulos ni másters de por medio. 🙂 

Mi madre siempre dice que el que yo acabase de dietista-nutricionista es una “broma cósmica”, y es que menudo latazo con la comida le he dado desde que tengo uso de razón… Al igual que muchos de los que estéis leyendo esto ahora mismo, odiaba las verduras con toda mi alma -y en general todo lo que no fueran patatas fritas con huevo-, por lo que tiene su gracia que ahora sea yo quien os dé la brasa con que hay que comer mejor, para qué engañarnos.  

Llegados a este punto os podréis preguntar: ¿entonces qué te llevó a elegir esta profesión? Pues si os digo la verdad, ella me eligió a mí.

Desde que soy un coco, he querido ser veterinaria. Sí, no he pasado por la fase de maestra, médica, policía, etc. Yo lo tenía muy claro: amaba (y amo) a los animales y quería poder dedicarme a curarlos en la medida de mis posibilidades. Sin embargo, a la hora de elegir carreras, tenía que poner otra más por aquello de asegurarse “no perder un año” , siendo ahí dónde me topé con una diplomatura totalmente desconocida para mi y que tenía muy buena pinta: “Nutrición Humana y Dietética”.

Al final, por carambolas del destino, terminé cursando aquella carrera de la que no había oído hablar hasta hacía unas semanas.

Fue durante mi primer año de carrera cuando empecé a darme cuenta realmente de la importancia de una alimentación adecuada, ya que yo misma experimenté una mejora sustancial en mi físico y vitalidad cuando dejé de comer porquerías y empecé a alimentarme con “comida real”, acompañándolo por supuesto de un incremento en mi actividad física.

Una vez acabé la diplomatura, me topé con la cruda realidad: o vendía mis principios a costa de “trabajar de lo mío” (esa frase de la que tanto se abusa y que odio profundamente), o ganar dinero en trabajos a media jornada y seguir formándome todo lo posible para llegar en algún momento a encontrar un hueco en el mercado laboral con el que sentirme realmente realizada y cómoda con lo que hago.

A día de hoy, tengo la suerte de poder compaginar la consulta privada con la investigación pública, para así, plasmar todos los conocimientos que he adquirido durante años (y continúo haciéndolo diariamente) en cada paciente con el que trabajo.

Por último, solo quería hacer una pequeña –pero importante- puntualización para quienes acaben de aterrizar en esta página:

¿QUÉ NO VAS A ENCONTRAR AQUÍ?

Si no me conoces y has llegado a esta web de rebote, te adelanto desde ya: NO VAS A ENCONTRAR DIETAS MILAGRO, LA DIETA DEFINITIVA PARA CABER EN EL TRAJE/VESTIDO PARA LA BODA DE TU PRIMA, NI BATIDOS DETOX “DEPURATIMOS”, no es mi estilo, así que te ahorro la búsqueda por la página. 

Sin embargo, si lo que realmente te mueve es conocer cómo debemos alimentarnos de la forma más sensata con nuestro cuerpo y el medio ambiente, te abro las puertas de par en par para que te empapes todo lo que puedas –o quieras- de la información que aquí encontrarás. ♥

Dicho todo este rollo, solo me queda agradecerte que hayas dedicado unos minutejos de tu tiempo a conocerme y visitar la página, así que si sigues interesado/a en saber más, ¡bienvenido/a, siéntete como en casa!

Tratamientos

Descubre en qué puedo ayudarte

CONTACTA

  • Plaza de San Isidro, 1 1ºF, 18012 Granada
  • info@angelamorenonutricion.com
  • 617 84 79 37

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies