Serología en enfermedad celíaca

Continuando con la serie de posts que tenía pendientes sobre el diagnóstico de enfermedad celíaca (EC), vengo a hablaros hoy del test en sangre para medir los anticuerpos específicos.

Tal y como hablamos la última vez, para establecer un correcto diagnóstico de EC hace falta que al menos 4 de los 5 criterios que se estudian para esta patología se den en el paciente de estudio.

El hecho de que el primero de los posts lo dedique a hablar de la serología no es fortuito: a día de hoy es el primer marcador que se pide y, POR DESGRACIA, el único que se tiene en cuenta para seguir estudiando esta patología.

Es por ello que he querido hacer un mini resumen (bueno, lo de mini va poco conmigo, que tengo carrete para rato) sobre los marcadores serológicos de celiaquía: qué son, a quién se les deben pedir, qué tipos hay y por qué puede haber falsos positivos y negativos.

Si estás interesada en profundizar en este tema, ¡sigue leyendo!

¿Qué es la serología de celiaquía?

Consiste en la medición en sangre de una serie de anticuerpos relacionados íntimamente con el daño que produce en la mucosa intestinal la enfermedad celíaca.

Tradicionalmente se le ha realizado únicamente a quienes venían presentando síntomas digestivos, aunque a día de hoy, con el conocimiento cada vez mayor de las presentaciones extradigestivas que tiene la EC, se está empezando a solicitar a un grupo mayor de población con síntomas y signos compatibles.

¿A quién se le debería pedir?

Hay grupos de población que tienen un riesgo aumentado a desarrollar EC, a los cuales, por protocolo, se les deberían (aunque sabemos que por desgracia es poco común) solicitar las pruebas serológicas:

  • Familiares de 1er grado de personas con EC
  • Diabetes mellitus T1, EII, psoriasis, Hashimoto, Graves y otras enfermedades autoinmunes
  • Dermatitis herpetiforme
  • Artritis reumatoide
  • Síndrome de Down y de Turner
  • SII (hay muchos falsos SII que enmascaran una EC real)

¿Qué marcadores existen?

En el pasado se solicitaban los IgA-AGA (antigliadina), pero se vio que el valor pronóstico positivo era bastante mejorable, por lo que se cambió por otro marcadores más eficientes a la hora de completar un diagnóstico:

  • IgA-TG2 (anticuerpos anti transglutaminasa tisular): tiene una elevada sensibilidad y especificidad, por lo que son los primeros en usarse en el despistaje inicial. Además, sirven para evaluar el grado de adherencia a la DSG en el seguimiento médico.

*IMPORTANTE: siempre pedir conjuntamente con los IgA totales, ya que en población celiaca hay una alta probabilidad de padecer déficit de IgA (y podría dar un falso negativo). En caso de déficit selectivo de IgA, se deberán pedir los IgG-TG2.

  • IgA-EMA (anticuerpos antiendomisio): tienen una sensibilidad algo menor que los TG2 pero la especificidad es cercana al 100%, por lo que sirven para corroborar los valores previos de TG2 (sobre todo si no salen muy por encima del valor máximo de normalidad).
  • IgA-DGP (anticuerpos anti-gliadina desamidada): son anticuerpos que se generan durante el procesamiento de la gliadina del gluten por parte de la enzima transglutaminasa tisular (TG2). Lo cierto es que tienen menor sensibilidad que los dos primeros, pero PUEDEN SER ÚTILES EN NIÑOS MENORES DE 2 AÑOS que presentan indicios de EC, ya que son los primeros en positivizar (sobre todo si pedimos los IgG-DGP).

*En pacientes con lesión histológica, pero sin atrofia vellositaria pueden dar positivos (al contrario que los primeros), por lo que es una herramienta útil de cribado en casos sospechosos.

¿Qué hay que tener en cuenta para hacerse la prueba?

Para realizarse las pruebas ES NECESARIO NO HABER RETIRADO EL GLUTEN DE LA DIETA, ya que en ese caso la probabilidad de que de un falso negativo es muy elevada (lógico, si no se consume gluten, no hay producción de anticuerpos que nos den la señal de alarma).

Por lo tanto, grábate esto a fuego (tanto si eres paciente, como sanitario): NO SE LE DEBE RETIRAR EL GLUTEN DE LA DIETA A NINGÚN PACIENTE HASTA HABERLE HECHO AL MENOS UN CRIBADO SEROLÓGICO BÁSICO.

De lo contrario, el diagnóstico podría retrasarse, con el trastorno fisiológico que conllevaría al paciente.

¿Da positivo en todos los individuos con EC?

Aunque los marcadores que se están usando en la actualidad tienen una elevada sensibilidad y especificidad, sigue siendo una prueba que no resulta concluyente por sí misma.

Se ha visto que hay un porcentaje alto de la población adulta con celiaquía que no genera anticuerpos específicos (Polanco et al., 2018), en parte porque cuando la enfermedad debuta en la etapa adulta, el daño vellositario no suele ser tan elevado como en la etapa infantil.

Esto hace que UNA SEROLOGÍA NEGATIVA NO SIRVA PARA DESCARTAR LA POSIBILIDAD DE CELIAQUÍA → si la sospecha clínica es alta, habrá que seguir investigando.

Para ello, presta atención a los siguientes posts, que iremos desgranando el resto de parámetros a revisar para establecer un diagnóstico certero.

Si te ha gustado, cuéntamelo en comentarios y/o comparte. Así sabré que, aunque sea una brasas con este contenido, os interesa. 😊

Puede que también te interese...

¿Quieres más información sobre las consultas? ¡Aquí puedes encontrarme! + info

¿Conoces los cursos de Nutridigestivas?

Formación En Patologías Digestivas Para Profesionales Y Pacientes saber más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *