Calabacín en vinagre

Hace algún tiempo, uno de mis pacientes me hizo llegar esta maravilla de receta, la cual me llamó mucho la atención por su simplicidad pero, sobre todo, por cómo ensalzaba su sabor. Sin embargo, entre unas cosas y otras no me decidí a prepararla hasta hace poco cuando, a raíz de una celebración con amigos, decidí poner a prueba la receta (lo de probar primero algo en casa antes de ofrecérselo a más de 10 personas, para qué. Yo siempre forzando la situación al límite ).

En fin, que al final me salió bien la jugada y, no solo estaban comestibles (que para no haberlas hecho nunca, me conformaba con ello), sino que además, fueron todo un éxito. Por ello, ayer me animé a hacerlas de nuevo, pero esta vez para tenerlas en casa a modo de picoteo.

Como he visto que en las redes sociales han sido todo un éxito y varias me habéis pedido la receta, voy a desempolvar el blog (que con este calor, tengo un plus de pereza para escribir y ponerme ingeniosa), y os voy a pasar la receta por aquí para que podáis ponerla en práctica. ♥

Los pasos son bien sencillos y el único utensilio de cocina necesario fuera de lo normal será un pelador de patatas o similar, ya que nos permitirá sacar finas láminas del calabacín para que puedan tomar una textura agradable.

Pues nada, sin más rollos, paso a poner los ingredientes y elaboración. Espero que me paséis vuestro feedback si finalmente la hacéis, ¡estaré encantada de leeros!

 Á. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Iniciar sesión

Cerrar sesión